Permíteme estallar en tu costa

Excavo la rotonda
sobre un signo de cobalto,

no se…,

por cada hora esculpo
la distancia
de un velado arroyo
en la imaginación..,

y sabes..,

no importa lo que hagas,

siempre descubro
que todo aquel
que sueña
es inquebrantable.