En la frontera de sus labios














Te verso,
desde el calor de mi aliento,
con los sonidos
en puntillas de mi lengua;
llevándote el axioma
que corre por mis dedos...

Yo te verso
un anti-verso,
para que el balbuceo
de nuestros ojos delirantes
nos descubra
al final
de esta estancia gitana
en el horizonte de sus labios.

El ímpetu fugaz











La esencia
cumple.

No atiende
otra línea robusta
que la nuestra;

aunque en su excelente modelar
sea escurridiza con la especie,

la esencia
cumple.

Su base construye
la casta indefectible
con los seres ventilados
y los seres utópicos
que demandan
las pruebas del alma…

…y sí preocupan
el modelo,
la textura,
el espectro,
la cavidad,
y sus espejismos,

veremos que

la esencia

cumple.

La fiesta de las vibraciones








La noble dama
de neón
con un recreo
en su corazón,
avisa, a todos
los ojos rígidos,
de un desorden
sin restricción
en el cabaret
de los tacones;
en las comarcas
de las tribulaciones
telepáticas,
ella estará
presentando su arte.

Descodificación

líquido sanguíneo por la senda, cornea en la subida, entonces hay un error, en el sistema mirando hacia atrás la ruptura del matrimonio con el pasado, ante la muchedumbre es un alma en el pórtico como un día sideral en el cerebro son las estrellas. La totalidad en el centro desde la base de las ruedas en tropel de la energía parada, percibe incesante error y escanea los ojos, la carreta del pensamiento universal ese suero de tiempo, la formalidad con y en tiempo por el pórtico recuerda poner lejos el fragor presumido, pero el desfragmentador esencial transita hoy la ventana dimensional por las curvas de la espiral lanza su rayo lumínico , ahora se dirige a tu subconsciente no importa que no entiendas todo el fangal del cajero, no me dirijo al conciente no hablo contigo para energía va directo al escultor depurando la Mente, abre la puerta para barrer wrong info. Es un update. Ellos ya están aquí, del destino: Los universales. El orden del caos está con valor el 1, la ubicuidad del ‘mientras’ es movimiento sobre movimiento, hoy la longitud del brazo cromático es para el fin del pensar apocalíptico.

Duplicado de una vida










El lenguaje declamatorio
me carboniza…
….satura mi esencia
y escala cicatrices...,

no busco entintar el terreno,

sino que me invento
la sede de mi extremidad...

...para que la órbita no me calcine...

Y después que tantee
la fecha gratuita del fin,
cuando la oxidación sea rápida
y la miseria inmedible,

deseo,
escrito en mi testamento:

que un rayo encantado
consuma el ritmo
de mi sondeo eterno.

La madeja de las fechas



















01000101011110000111010001110010011
000010Extraordinario0010001101011001
0101es aprender100110100101010111
110111del caos potable 01010011001010
00110de las estrellas,0000011100100101
001100con el entendimiento01101110010
10010001del eterno001000100000000010
1010000descanso01100001001000000010
011000que yace1100011011010111110
0000100bajo la blandura10111101110110
000110000de estos ojos0001100101011
0100000000de carne 0100110010001100
0101001y minerales00110000101110010
100100000dispersos11100110111010001
11001001100entre1011000110110001100
001011100110las10000001101000010101
0110010101piedras.00100000011001010
01100001000000110010101101110011101

Enumeración repentina

El tiempo
de la costumbre
es el lazo ocupacional
que nos asiste,
emplea la táctica
del despojo,
domina,
como cebo de la artesanía
sobre el tronco de su venéreo
diseño interior.











El tiempo
de la costumbre
es refugio,
incentivo
para una vida
de carril estándar.
No agota
el juego
de la mente,
pero ciñe
su prototipo artificial
a la impecable
apariencia
de tararear
los noticiarios.

El mapa de la lascivia














Moldea mi piedra,
modela mi apodo de lluvia mineral,
pero entrégueme mi condición suprema,
devuélveme
el brillo de los buenos pecados.

Dame de vuelta la cúpula real:
la elasticidad del destino,
pero sin el microbio del cambio,
sin el bacilo de la guerra…

Borra ahora mismo mi nombre
de tu memorándum zoológico,

tu salmo es inoperante conmigo…

Como podemos ver,
ese lirico final amargo de regocijo,
es una total transgresión
al andar de mis piernas.

Mi redención,
parte de la carne,

es de la piel

y por la piel.

La configuración me asiste


Tráeme un Opus
diminuto de Malta,
la armonía
resumida en un haiku.

Tráeme
en un haiku
el vitral
de mi túnica.

Tráeme
un sereno eléctrico
y una luna integrada
al circuito
de mis zapatos.


Tráeme
en un haiku,
ese brazo plateado
que incinere tu mente,
para que rimen
con la marca de mi percepción
las apologías
sobre el suplente
robotizado.

Posteos anteriores

Blogger TemplatesRecent Posts Widget for Blogger

Blogger templates

About This Blog




Estadisticas

Blogger news

All texts are the property of Roger Rivero and are protected by international copyright laws. You may not alter or remove any trademark, copyright or other notice from copies of content.You may, however, download material from the site ( one machine readable copy and one print copy per page ) for your personal, non-commercial use only.
Safe Creative #1003095722764

  © RUEDAS DEL TIEMPO Roger Rivero by RDT 2012

Subir TOP