Oxígeno
















Si el esposo de la sangre
abre la válvula de admisión a los siglos,
la alforja extensa del progreso
correrá por las agujas del reloj de la metrópoli,
y a su paso por el reino de las nebulosas,
hará la grieta ilustrativa
necesaria para alterar el diseño
de la mente universal;
hará que las palabras resplandecientes,
puedan conjurar el orden del caos
conduciéndonos a la apertura
de las puertas intergalácticas
en los embarques de fuego
donde las naves burbujean
un acceso para volar.


Photoshop por: Roger Rivero.

Mutante










La limitación no tiene éxito,
porque de no añadir un estancamiento,
yo me descargo como una visión.
Y esta visión, es un viaje
cubierto de hojas por el borde
de mi existencia personal;
y mejor que un viaje,
te digo un disparo,
porque este disparo representa:
mi aventura electrónica,
mi beatitud computarizada
y la ruptura luminosa
por cuanto me calmó
la explosión del tiempo…
Tiempo que ya no es más
que otro estado virtual
de mi realidad.

El alambrado de Gort











Genetically Organised Robotic Technology

Creo
que lanzar
un torpedo
fiable,
divino
o mistico
al lugar común
del tropiezo
de mil
y un ser vivo,
es como evacuar
una expedición
de pesca
ilegalmente
destilada;
es definitivamente
jubilar asientos
cuando el fotógrafo
deje caer
su martillo.

Trance de cenizas















Y porque se hizo realidad en los pliegues del vacío, hoy comienza a vivir un trance de cenizas.


Sobra un paseo libre de firmas
por las quemaduras de los relicarios,
para encontrar al crisantemo,
sumido en un trance de cenizas.

Allí, donde el infinito
es la consecuencia
de todas las cosas finitas,
los conejitos de polvo
hallan los agujeros de Alicia,
adentro de un poema...

Poema,
que gracias al enigma de los vocalistas,
las propuestas del hollín,
y a los viajes intergalácticos
tiene la iridiscencia
del humo cinematográfico.


Photoshop por: Roger Rivero.

Pasaje gótico














En el valle de los huesos
el perfume de la lluvia,
es el movimiento mudo
que desplaza el olor
de los corazones incinerados.

Durante las horas oscuras,
mueren de cara al sol
ampliando el cadáver
del gran péndulo de polvo...

El pregonero de la muerte
se esconde detrás del reloj,
para que su iluminación
les ampute los deseos.

El turismo de la bahía
sigue viniendo cada año
a ver como nacen de unos huevos
sus banderas…

Hay fiesta en la Necrópolis  
y los magos de los colores
hechizan a los buzos,
hasta fijarlos con clavijas
al firmamento.

Solo unos pocos logran asumir
su propia luminiscencia,

y luego de apagar sus sombras,
despertar.

Ellos son los inmortales.