El último reloj


El tiempo se deja
pero no vive nada
sino da vueltas en espiral
sobre sí mismo,
ni si en su vitrinismo,
encausa a la noche eterna
quien no prevé irreflexiva
antes de su fragmentación,
el nectario de cristal
latente de la nave,
que por cada agujero negro,
va doblegando el espacio
y sus lumbreras,
volviendo ilimitable
las distancias.

7 comentarios:

Pedro F. Báez dijo...

El tiempo, haciendo espirales, hace revoluciones. Las revoluciones, para no defraudar al instinto, terminan siempre en el traspatio, donde se erige el retrete insalubre de la espira... Invita a reflexionar este poema tuyo, Roger. Abrazo fuerte.

Roger Rivero dijo...

Jejeje eres muy ocurrente, gracias hermanito, y que tengas una buena noche!

Litoh ¬¬ dijo...

Odio cuando el tiempo es eterno cuando esperas el baño... (hace rato lo estoy esperando ¬¬) y odio al tiempo cuando salgo con mi chica... u.u

anoche vi el otro poema, y me había gustado xd

abrazos Roger

Roger Rivero dijo...

Odio compartido. El otro a ultima hora lo regrese, tiene mucha prosa le falta trabajito, gracias por dejarme tu comentario y un abrazo

panteraenlanoche dijo...

La verdad es que el tiempo es algo según lo vamos viviendo desaparece.
Bonito viaje inyerestelar.
Besos!!

Charlie. dijo...

hola :)

au nunca pense en el tiempo de esta forma
nunca desde el espacio
eso es genial
es genial la imagen que elegiste! muy explicativa! me encanta!!

me gusta tu corbata jejeje!

besos
q estes bien
;)


<3

Jimmy dijo...

"Es como si todo diera vueltas"
Saludos.