Ven y rompe una vez más el alma

Ropas de cama y carne:
las sombras de tu área geográfica
deleitaron mi esencia; siquiera conservo
la seducción por fechar nuestras fantasías.
Y entre todas ellas el fulgor de tus colmillos
clavados en mi cuello de bosque,
confieso que me hace caer de las formas.
Ahora déjame llevarte lejos de este valle
de símbolos escritos en los templos,
a recorrer mis dimensiones.
Atrévete a caminar esta película
escondida entre los helechos,
que al final de la simbiosis
junto a las vírgenes de la alucinación
que cuida la tarde rota en pedazos,
es que estoy yo esperándote, desnuda y lista
como una ninfa enfurecida,
toda hambrienta de tu amor.


7 comentarios:

Aurora dijo...

Hol Roger ! Como siempre tus poemas son magistrales, inmensos, intensos, atrevidos, pasionales, locos, maravillosos. Me encantan !!!!!!

Toda hambrienta de tu amor. Que delicia !!!!

Un beso y un fuerte abrazo

Aurora

Jimmy dijo...

Me gusto el título y el poema está genial... increible. Un abrazo compañero.

Cyborg-poeta dijo...

Atrapante tus palabras...
...te llevan a fenecer en el principio de una nueva existencia en sangre cultivada...
...amor del extremo...

Excelente tu espacio...

Roger dijo...

Gracias amigos por dejar tan buenos comentarios, se agradece inmensamente, un abrazo grande!!!

Alma Mateos Taborda dijo...

Un poema apasionado, intenso y fuerte. Eres genialmente talentoso. ¡ Bravooo, maestro! A mi regreso, el abrazo incondicional de siempre.

Eva BSanz dijo...

El cielo se cubrió de aurora , el mar se tiño de sangre , los lobos aullaron la Estrella que señalaba nuestro sendero, nuestras almas invadieron cada musculo de nuestros cuerpos...

Continuidad en el blog, gracias si decides visitarme y seguirme.

Mi beso

Litoh =( dijo...

Amor enfermizo, me encanta, se siente como la oscuridad inunda los sentimientos de aquella pequeña alma.

Saludos Roger, como siempre, simplemente genial.