Ecos


El silencio de la noche
está en el valle despertando ecos,
va musitando entre las sombras
el enigma de los misterios,
con ecos que vibran en las hojas
espaciando el perfume del viento.

A lo lejos hay un hogar encendido
una luz latiendo en la madrugada,
y cuando todos están dormidos
la lechuza abre sus alas
entre el viento que en lengua de viento
murmura en idiomas desconocidos
la equivalencia en palabras
de la infinitud del infinito.

Después de la fiesta de los grillos,
un claro en la distancia
dibuja el comienzo del día,
con la gran danza de fuego,
y el sol se asoma en la lejanía
trayendo nueva esperanza
al valle de los sueños.

6 comentarios:

Aldhanax Swan dijo...

Qué lindo texto Roger! Precioso!! Una belleza. Besitos.

Alma Mateos Taborda dijo...

Un poema genial poblado de bellas imágenes. Realmente maravilloso. ¡Felicitaciones! Un abrazo.

M.M.S dijo...

Aún bailo con la danza del fuego con la luna llena...en busca de esperanza.
Tiempo sin verte querido,
mas no sin olvidarte.

Charlie. dijo...

que lindo Roger!
describiste la noche como "la fiesta de los grillos" sabes tan bien transmitir, traspasar...
hermosas palabras amigo poeta
un abrazo
q estes bien
:)

Migli2007 dijo...

La nueva esperanza que se vislumbra en el claro en la distancia, se espera con alegría, buscando aprehender cada nueva palabra que se transmite en lengua de viento.
Precioso Roger!
Un abrazo grande
Maffi

Ch@rly dijo...

Estupendo...