Ídolo de nadie


La fosca espesa de El Tigris
juega a esconderse
entre mis alas oscuras,
pero la brisa la descubre.
El cielo se rompe
y cae a gran altura
como diluvio de cristales,
y aparece El Portador de la Luz
sentado en el altar de los lexemas
apretando con su voz angelical
tan fuerte los morfemas
que, por complemento, enciende
cada ramo de la noche eterna.
Los ojos de los dioses
palidecen, y la Señora de los Pueblos,
se absorbe la esperanza;
hasta los buscadores de la profecía
han quemado sus candiles,
por no lograr fruncir las venas
de la verdad última.
Entonces, advertí, detrás de la risa de ángeles
y demonios, al Hijo de los Mortales,
quien se abría paso con su espada,
a redimir su especie dividida
por las divinidades.

Escáner





















Deidad de los circuitos integrados.


A veces parece
que el voltio divino duerme
indiferente al reloj,
que descansa
Zzzzzzz
delante del náutico dinamismo
de un chorro de conjunciones
y caminatas por la vida
de la marina mercante interior;
explicando por sí mismo
Zzzzzzz
ese callejón
o imagen de jaula
en la costilla de la realidad
que ronca, como un ídolo
Zzzzzzz,
validando el hecho cáustico
de ser el absoluto Escáner.

Autopsia



















El cerebro le devoró la vida sin analizarlo.
Sus ojos vieron lo que no pudimos ver.
El oído dejó de escuchar el tamborileo del tiempo.
Su lengua balbuceó lo mismo pero en épocas distintas.
Su nariz respiró los aromas y las pestes de su mundo.
Sus labios rieron y besaron.
Los hombros sostuvieron una vez otro universo.
Los brazos, ¿Lograrían llegar a otros brazos?
Las manos se entregaron a darle formas al barro.
Su corazón preserva la protección de los lastimados.
El sexo meció sus caderas.
Las rodillas conocieron la melancolía de los templos.
Y mientras sus piernas le sostuvieron
se mantuvo en pie sobre sus piernas.

Espantapájaros


Timonero fiel,
mensajero de lo desconocido,
nuestro destino es claro:
estamos decorados para secar,
y sin ojos, varón de paja,
debes poner ubicación a la muerte
por sobre tu cuerpo de cielos textiles.
Oh, figura del olvido,
harapiento,
y lejano protector
de cadáveres y postigos cerrados,
es cierto:
¡El origen está en mis manos!

C:/ nuestro

C:/ nuestro, que estás en la red
de los circuitos, inmutable
sea tu empalme de epítetos;
venga a nosotros
tu oreja de teclado;
hágase tu conexión de estaño,
en el registro roto,
como en los ángulos descascarados.
Danos hoy capacidad para el ajuste;
perdona nuestras posturas de dominio
como también nosotros perdonamos
a los tomacorrientes curvilíneos;
no nos dejes caer
en los votos del pantano,
y líbranos de todo rayo muerto.

Fábula de Karlín y Abel


Conoció Evo a su mujer Alba,
la cual concibió y dio a luz a Karlín,
y dijo: Por voluntad de Papi
he adquirido un varón.
Después dio a luz a su hermano Abel.
Fue Abel pastor de ovejas y Karlín,
pastor de ovejas también.

Pasado un tiempo, Karlín trajo a Papi
de entre sus borregos intelectuales
un proyecto de gobierno socialista.
Y Abel trajo también,
de entre sus borregos intelectuales
un proyecto, empero democrático.

Y miró Papi con agrado a Abel y a su ofrenda,
pero no miró con agrado a Karlín ni a su ofrenda,
por lo cual Karlín, se enojó en gran manera
y decayó su semblante.

Entonces Papi dijo a Karlín:
__¿Por qué te has enojado
y por qué ha decaído tu semblante,
si siempre hay que limitar y supervisar
el poder de los dirigentes
para proteger a las minorías
y a los individuos?
Si hicieras lo bueno,
¿no serías un desconocido prácticamente?
Pero si no lo haces, el demonio del poder
en sus formas sutiles está a la puerta, acechando.
Con todo, tú dominarás al deseo autocrático,
un buen líder debe lograrlo.

Karlín dijo a su hermano Abel:
__Salgamos al bar.
Y aconteció que estando ellos en un bar,
Karlín levantó contra su hermano Abel
el bate de Cabrera y lo mató.

Entonces Papi preguntó a Karlín:
__¿Dónde está Abel, tu hermano?
Y él respondió:
__No sé. ¿Soy acaso guarda
de un cachorro del imperio?

Papi le dijo:
__¿Qué has hecho?
La voz de la sangre del hermano
que matas por pensar distinto,
clama a mí desde la tierra.
Ahora, pues, maldito
seas en la tierra,
que abrió su boca para recibir de tu mano
la sangre de tu semejante.

Cuando hables por la tierra,
los unos se volverán contra otros;
no te volverá a dar sus frutos las palabras,
sino borregos; errante andarás repartiendo
las riquezas de tu país,
a cambio de apoyo a una utopía,
y en tu tierra, condenado estarás
a apelar por el instinto tribal,
cada dos sentencias.

Entonces Karlín respondió a Papi:
__Grande es mi culpa para ser soportada,
pero Abel era como Mister Danger, Papi:
un siervo de la oligarquía y un golpista…
…Hoy me echas de la tierra,
y habré de esconderme
de la indagación profunda.
Errante y extranjero
en la tierra andaré confundido y
confundiendo, y sucederá que cualquiera
que me encuentre, me contradecirá.

Le respondió Papi:
__Ciertamente cualquiera que contradiga a Karlín,
siete veces será contradicho.

Entonces Papi puso un tatuaje de Castro en Karlín,
para que no lo matara cualquiera que lo encontrase.

Salió, pues, Karlín delante de Papi,
y habitó en Miraflores, al sur del paraíso,
satisfecho de poder lograr pasar a la historia,
es de decir: ser alguien.

Y exclamó Papi: ¡Militares! Carajo.

El borrego del silencio



Algo anda mal.
Siempre ha estado mal,
antes que yo naciera,
mucho antes que yo creyera,
que pensándolo ‘todo’ bien,
‘todo’ iba a estar bien
y no es verdad. Embusteros.
Unos dicen que la culpa
es de la educación,
otros, que el error es del gobierno,
que en una crisis de valores
el culpable es el dinero,
y que la iglesia tuvo que ver…
…Todos buscan al culpable.
Luego intuyo, que tú sabes también,
que en este reguero de mundo
algo no anda bien.

La ciudad de los inmortales


Sión, hazme instrumento
de tu fuego eterno.
Donde cunda la noche,
que siembre yo el sol;
donde muerte, que yo sea redención;
donde haya tiempo, inmortalidad;
donde haya tempestad, ser calma;
y donde haya reveses, la victoria;
Oh, Excalibur, confiéreme
conducir mis hermanos a Sión;
no dormir sino despertar;
no privar sino convocar;
no confundir sino convencer;
pues es persistiendo que triunfaremos;
es triunfando que seremos legión,
porque es siendo libres que renacemos.

El regreso del absolutista




Cuando el curso de la naturaleza
sacude mis aspiraciones,
la fibra animal en que estoy envuelto
retrocede a la réplica de mis días
perpetuos en palidez progresiva.
La oscuridad es más clara
sobre los jardines de las escarlatas,
y este cuerpo no pide otra cosa
que beber sangre, eeeso,
y sin medir las consecuencias
de una salida imprevista…
…estoy viviendo en un paisaje
de gráficas demolidas;
alojado en la torre del castillo
donde reviso los signos,
y afino el campanario,
esperando al próximo mortal
que tocará a mi puerta,
buscando el fin de su propio mundo.


El dios de los sueños


Contigo yo soy,
aunque tu intuición
expurgada de desvelos,
no pueda contener
mi manada de choque;
contigo yo soy,
porque absorto en tu tristeza,
arrastras las ruedecillas
hasta mi muralla más intima,
sin desconfianza.
Contigo yo soy,
en el escondite de tu cama,
a la par de mi conciencia,
y en cada auditoria
sobre las direcciones
con nuestros nombres en el tiempo;
Oh, mi ángel,
contigo yo soy,
aunque después te arropes
bajo el manto del desconcierto,
y busques experimentar
entre mis alucinaciones,
los alcaloides de mi estrado.
Contigo yo soy, Morfeo,
aunque Zeus no perdonara
que revelaras sus secretos.
Pero hoy, que Zeus ha muerto,
y yo te he resucitado,
juntos conquistaremos
el lenguaje de éste ensueño.



Coordinación furiosa


Nosotros los hombros
somos molde de peregrinajes,
clarividencia y esqueleto,
grietas inherentes
de millas verdaderas…
…el único barniz invariable,
la única luz intermitente del cuerpo
en la siesta de los tonos.
Somos, esferas al desecho,
parpadeos sin premonición
y palpitar con destrucción.
Nosotros los hombros
constituimos el sostén
del cordaje
que el espejo retuerce.
Somos,
el trebejo del espíritu
y la génesis
del mundo natural…
Somos por fin la coyuntura.

Creado sin sombra


Brillo
de zancas,
túneles
y orillas
fosilizadas;
brillo
de escuadras,
obsidianas
y horas flojas
pero milagrosas;
brillo,
de oraciones
fálicas,
visitas
enzimáticas
y baliza interior;
brillo,
de silabario guardián,
alas inexpertas,
y mikado ocultista;
brillo,
de blanca palidez,
edad indivisa
y del aliento que mima;
brillo
de ‘Brillos’,
que se pierden
en su cabeza
llena de pasos,
entre el resplandor
de su espada
temeraria.

Posteos anteriores

Blogger TemplatesRecent Posts Widget for Blogger

Blogger templates

About This Blog




Estadisticas

Blogger news

All texts are the property of Roger Rivero and are protected by international copyright laws. You may not alter or remove any trademark, copyright or other notice from copies of content.You may, however, download material from the site ( one machine readable copy and one print copy per page ) for your personal, non-commercial use only.
Safe Creative #1003095722764

  © RUEDAS DEL TIEMPO Roger Rivero by RDT 2012

Subir TOP