El enigma del faro

Antes que la piel del reloj
expire con el día y el espejo del arte
ensombrezca la marea;
antes que las vidas clandestinas
hagan piras con el mar
y la oscuridad de las profundidades
te revele los secretos de la espuma:

¡Rema para sobrevivir!

Rema para sobrevivir, marinero,
antes que el pregonero de la muerte
abra las venas del huracán,
y su abismo de locuras
te encalle a su sepulcro.

3 comentarios:

Gino dijo...

Todos somos marineros en este mar que está a punto de revelarnos los secretos de la espuma.
Poemazo, Roger, de los que te dejan enganchados.
Un abrazo.
Gino.

JosEvelio dijo...

Roger entrañable amigo: Seguro puedes estar que remaremos para asomarnos al milagros de tus versos.Abrazo.

Esperanza E. Serrano dijo...

Roger, que poder divino tienes para llegar al alma.
Un beso
Espe