Coordinación furiosa


Nosotros los hombros
somos molde de peregrinajes,
clarividencia y esqueleto,
grietas inherentes
de millas verdaderas…
…el único barniz invariable,
la única luz intermitente del cuerpo
en la siesta de los tonos.
Somos, esferas al desecho,
parpadeos sin premonición
y palpitar con destrucción.
Nosotros los hombros
constituimos el sostén
del cordaje
que el espejo retuerce.
Somos,
el trebejo del espíritu
y la génesis
del mundo natural…
Somos por fin la coyuntura.

2 comentarios:

Gino dijo...

En la mañana no estaban abilitados loa comentarios en esta entrada.

Ya no me acuerdo de lo que quería escribir pero de seguro era algo como que me encantó.
un abrazo.
Gino.

Roger Rivero dijo...

Hola. Cierto, me di cuenta de eso, era algo del codigo del facebook, pero ya esta bien, gracias por pasarte Gino,te mando un cordial saludo poeta!!!