Veinticuatro quilates de oscuridad





Se asoman
por todas partes,
vestidos de ideas lisas
y los zapatos
pintados de soledad.
Parecen buscar
los recibos de sus brújulas,
entre las tuercas y los cerrojos
del universo.
Al verme,
aguantan sus nombres
para dar tono
a una masa inviolable.
Y así, los de colores muertos
y los límpidos de pena,
me saquean la carne.
_____________________
En Amazon. com: La Luz de los Inmortales

3 comentarios:

Gino Ginoris dijo...

No es la primera vez que leo este poema pero he visto sí, cosas en él por primera vez y vuelve a sorprenderme.
Abrazo.
Gino.

Charlie. dijo...

uff
tan sugerente
y bello!!

:)


estuve leyéndote algunas veces pero también sin tiempo (ni ganas de comentar!) jaja, en fin, sos un genio!

gracias por tus palabras!
un beso
que estes bien
:)

Charlie. dijo...

uff
tan sugerente
y bello!!

:)


estuve leyéndote algunas veces pero también sin tiempo (ni ganas de comentar!) jaja, en fin, sos un genio!

gracias por tus palabras!
un beso
que estes bien
:)