Madre del tiempo

Me preguntas: ¿Qué me gusta
de tu sangre?
Bueno, de tu sangre
me gusta saborearte el amor;
prenderme de tu ira.
Beberte la lascivia
me enloquece.
Lo que me gusta
de tu sangre
es la sal de tu inocencia,
la dulzura de tu insignificancia,
lo picante de tu grandeza
y sacártela TODA.

Ecos


El silencio de la noche
está en el valle despertando ecos,
va musitando entre las sombras
el enigma de los misterios,
con ecos que vibran en las hojas
espaciando el perfume del viento.

A lo lejos hay un hogar encendido
una luz latiendo en la madrugada,
y cuando todos están dormidos
la lechuza abre sus alas
entre el viento que en lengua de viento
murmura en idiomas desconocidos
la equivalencia en palabras
de la infinitud del infinito.

Después de la fiesta de los grillos,
un claro en la distancia
dibuja el comienzo del día,
con la gran danza de fuego,
y el sol se asoma en la lejanía
trayendo nueva esperanza
al valle de los sueños.

Replicantes


Replicaciones del modo de conocer.
Replicaciones del modo de creer.
Replicaciones del modo de sentir.
Replicaciones del modo de percibir.
Replicaciones del modo de amar.
Replicaciones del modo de concebir.
Replicaciones del modo de ser.
Replicaciones del modo de expirar.
Replicaciones del modo.
Replicaciones.
Replicaciones del modo de hablar.
Replicaciones del modo de procesar.
Replicaciones del modo de traducir.
Replicaciones del modo de informar.
Replicaciones del modo de versificar.
Replicaciones del modo de imaginar.
Replicaciones del modo de dormir.
Replicaciones del modo de andar.

©Inteligencia Aritificial 2011