Bostezo

   Un bostezo surrealista, por ejemplo, es el ejercicio incontrolado de abrir de repente la apertura bucal, para abatir el firmamento por medio de  los latidos de un socorro con fecha indefinida; ocurre una inhalación profunda del compás íntimo de las mariposas, a la que sigue una espiración que hace temblar los sueños, con cierre final de la boca.

   Cuando se bosteza de manera surrealista, además de la agitación viviente del perfume consagrado a la contemplación de lo mudo, se estiran los músculos faciales de una enfermedad descabellada en el fusible nacional, se inclina hacia atrás los trastos de un mito apasionado al neón, se cierran las linternas del cartón acústico y se entona el detalle que hace rugir por completo el ocaso, también, se lagrimean los cambios de estados que hay en el camino, se saliva el tratado de las muñecas, se abren las trompetas de la  alcancía masiva y se realizan muchas otras acciones imprecisas. El bostezo surrealista es un mensaje no verbal desde el inhóspito techado del útero de la caja de Pandora, con diferentes significados:

•    Puede ser un indicador de cansancio al mensaje de las cavernas, estrés por el diluvio en posición de cruce de las memorias mayores, exceso de trabajo en los matices del sepia o aburrimiento por derribar los medios de abrir. Asimismo, en algunos casos, por hambre de un tiempo desconocido.

•    Una actividad que indica descompresión en la entrega del alma, tras un estado de premeditación óptica que heredaba la mirada propia para rociarnos de dudas.

•   Un mecanismo de expresión de emociones colocado para despertar los testimonios  de una carrera desaparecida de gigantes.

   Un bostezo surrealista puede expresar fuertes mensajes antisociales, desde una marcha de tachuelas, hasta el incendio de las mentes de papel humedecidas por las lágrimas de las barracas.

   Se ha verificado que por medio de las neuronas de espejo, el tiempo como medida estalla por combustión espontánea, la peregrinación de los molinos de viento recitan su inmortalidad y algunas personas, responden al bostezo surrealista con otro bostezo surrealista como cualquier mamífero.