Todo parece ser nada más que una mentira



Como una partícula de velocidad de escape
estoy venciendo la gravedad
de unos cuerpos celestes vacíos de vida
y sentimientos de humanidad,
puros desechos cósmicos que chocando entre si,
por las densas nubes interiores
me rompen las pelotas.
Arrastrado hacia un nuevo fenómeno del ser,
creo ser capaz de caer más allá  
donde se desploma el horizonte,
y con el fuego palpitante de nueve mil soles
poder ser invisible,
ante esta furia de la gran densidad.