Mundo subterráneo

Una
preocupación
alterna
calma
mis intenciones
entre el regazo
de una vieja
fotografía
del ajedrez
del silencio,
pero ni así,
nada
puede
apartarme
de mi traje espacial.
Desde
la sedes espectrales.
Mientras la tierra
despliega
sus colores
cuando miro
por la ventana al sol,
de igual
forma
desde mi propia
defensiva invicta,
sostengo,
que nada
ni nadie
puede
apartarme
de mi traje espacial.
Conozco
esa opinión
que jamás
bromea
por los canales
imaginarios
del ser,
pero
ni las ciencias ocultas,
ni la matanza
del sufrimiento
masivo,
pueden
apartarme
de mi traje espacial.
Para mí,
La sumisión,
es la forma
más alta
de dominio. 


No hay comentarios: