Alerta de Tráfico


Era el parpadeo del indicador de rumbo.
Un arar la pregunta básica
en la cabina de mando,
entre el murmullo de los controladores aéreos
por los audífonos, en el orbitador
y por todo el transbordador.

Era buscar en la base de datos
la mayoría absoluta de los planetas,
como quien busca en la geometría
una cápsula de mayor tamaño
que nos lleve a la conquista
del proceso de migración interestelar.

Era el resplandor
de las lozas de protección térmica,
y el olor a nuevo
en el sistema de control, en el fuselaje
y en los uniformes.

Era,
buscar alojamientos vivos
en dos sistemas bisolares,
presagiar sus cursos,
y medir los niveles de uranio
en un océano iluminado por las estrellas
y galaxias de Messier 31.

Terra 1


Acaba de ser activada
la secuencia de lanzamiento.

Preparados para despegar
en diez segundos.

Diez
nueve
ocho
siete
seis
cinco

(arrancan los motores
y se abre el portal))

cuatro
tres
dos
uno

¡Despegue!


Este es el primer viaje interestelar generacional.

A bordo van 510 tripulantes
20 de ellos son androides.

Todos los miembros del equipo
son voluntarios.

La nave ‘Terra 1” fue lanzada hoy a las 20 horas
del 10 de diciembre del Año 2300
desde Cabo Cañaveral, Florida,
USA, con destino a la galaxia de Andrómeda.

Júbilo común


Su dígito es agudo
y equidistante,
su palidez
me deriva en buzo;
para mí sus grados de costado
me fascinan.
¡Qué distancia de aire libre!
¡Qué troposfera!
¡Qué radio!
Usted provoca
una avanzada inmoral,
pura telegrafía antigua.
De hecho,
usted despierta
mí sol líquido,
lástima que sus alas ilesas
nos separen.

Desiderato


Esta gracia que me has dado
con arreos de ultratumba
me remolca a tus tinieblas.
Pervirtiendo la memoria
cauteriza mis momentos
de embolismo y palidez.
Un jinete de tormentas,
puso escarcha en las heridas
entregando su poder.

Y si en mi cripta es leída
bajo nostálgicas velas
la libación de mi sangre,
yo vendría en ese instante
para reinstaurar el tiempo
con mis colmillos de marfil
si la prestigiosa sombra
en mi santuario maestro
reclama tu iniciación


_____________________
En Amazon. com: La Luz de los Inmortales

El nexo

La reparación del ayer por el mañana;
el transito que se desgasta
entre las hélices de los precipicios;
el hacer de los hijos de la corriente,
y la división sobreactuada de las cortinas,
la ignición repentina
de otra nave espacial en mi correa;
la huelga en estribor
por el origen rubio de las colinas;
el quemador de adivinanzas,
la purificación de las cosas corroídas;
una tempestad congelada
por el paso de la rueda;
el sistema solar del fregadero,
la reversión de los despeñaderos...
Vale decir que hoy
en la bandeja de cuerdas
donde nace el aliento del mediodía
todo metamorfosea.

El gran día llegó



Gracias
a un arreglo cósmico,
y a las veloces
fórmulas
de las circunstancias,
54 planetas,
-antes:
en un espacio
radioactivo-,
ahora
experimentan
la vida.
Poblados
de flores
y virtudes,
caminos,
horizontes
y cielos,
toda su gente
sana y diminuta
unida
por el hueso
mandibular
en el museo
de sus antepasados,
juntos
experimentan
el ser.
Para el vapor
del alma,
desarrollaron
la ciencia;
los creyentes
de cada mundo,
oran
arrodillados
una oración
repentina,
adentro
de una grieta
oscura
en la niebla
de la montaña
elegida,
a la que llaman:
Templo.
La gente
de Tierra 2,
dibujan,
como las hormigas,
la asonancia parda
de la prisa.
La mayor
actividad
de los humanoides,
está centrada
en el juicio
periódico
a los cuerpos
celestes
que puedan caer
en sus planetas.
Creadores
del espejo de neutrón,
con sus lujosas
máquinas
de oro,
los pueblos
de Tierra 2
constituyen
el fenómeno
orgánico
que sitúa
a la Tierra,
universalmente,
en una civilización
del tercer tipo*.


* Una civilización que es capaz de aprovechar toda la potencia disponible de una sola galaxia, aproximadamente 1037 W. Esta cifra es extremadamente variable, ya que las galaxias tienen un rango de tamaños muy amplio. La cifra original de Kardashov fue de 4×1037 W.

Antena


Una aguja encallada en los arrecifes
del coro coaxial de la nave liberó, en el sector 34,
el ácido lisérgico de nuestro amor por los artefactos.

Los módulos de oxigeno no se contaminaron,
pero se afectó el equipo óptico de los androides
tenedores de las memorias desatadas en nosotros.

A babor, la modestia parece envolver al satélite,
perfilando la frecuencia del movimiento receptor
que engendra, por conexión de ondas,
el carácter enternecedor de un destino solitario
que nos advierte, desde su órbita, señales en los monitores
del peinado magnético y la pena de muerte
de una estrella naciente.

Gravedad 0


Por primera vez salíamos
del recreo inmóvil de la tierra
y éramos universales.

(Produce un impacto interno,
ser los primeros inmigrantes
intergalácticos.)

Afuera del planeta,
un estado de rareza de existir
nos custodiaría
en el tránsito por cada estrella.

La remisión a vivir con la nostalgia
por el mundo natal,
no impediría a la tripulación
asociar el espíritu humano
con la cosmología 
del espacio cósmico.